Poderoso caballero es don dinero

A caballo entre los siglos XVI y XVII el genial y visionario Francisco de Quevedo escribía su conocido poema: Poderoso caballero es don dinero. En esta pieza el autor presenta como ya en su tiempo el poder económico se enseñoreaba sobre virtudes como la nobleza, el amor o la justicia convirtiéndose en vehiculo de corrupción y falsedad.

En los cuatrocientos y algo años transcurridos la monetarización de la economía no ha hecho otra cosa que fortalecerse. El dinero es el Santo Grial de  mercaderes, gobernantes y gentes de a pie: está presente en todas las fases del ciclo de vida de la totalidad de los productos: es materia prima de la materia prima, insumo insustituible del proceso de fabricación, motor y lubricante del proceso de distribución, carnet de acceso a su consumo y elemento reciclable en el proceso de desecho.

Sigue leyendo

Anuncios

Cuestión de valores

¿Quien no ha escuchado que la nuestra es una cultura carente de valores? Viendo el estrado de las cosas, no deja de ser una idea con sentido.

Sin embargo, a mi parecer esta es una aseveración que peca de ingenua: nuestra sociedad está fundada sobre unos valores y principios claramente definidos, perfectamente comunicados y ampliamente compartidos.

Sin la menor duda por mi parte, hay un problema con los valores. Pero este problema no es que no los tengamos, no creamos en ellos o no los respetemos. El problema real es que aceptamos cómo buenos unos valores que en muchos casos han quedado obsoletos y que a menudo representan unas creencias incompartibles con el bienestar individual y colectivo de nuestra sociedad.

Sigue leyendo

Solidaridad de género.

Hoy,  25 de Noviembre Día Internacional de Lucha contra la violencia de género, una entrada cortita (para variar).

La violencia de género parece ser patrimonio exclusivo de los hombres cuando en verdad no es así. La violencia de los hombres para con las mujeres es, puede ser, más visible y más notoria, pero no debemos hacer oídos sordos o cerra los ojos frente a la violencia que algunas mujeres ejercen sobre los hombres. Y mucho menos ampararla o justificarla. La desigualdad de géneros en este tema es una forma tremendamente retorcida de contradicción en los términos.

Sigue leyendo

Limosna no es solidaridad

La limosna está claramente sobrevalorada en nuestra sociedad. Nuestra tradición que hunde sus raíces en la judeo-cristiana llega incluso al nivel de reglamentarla y procedimentarla.

Pero la limosna no es un modo de solidaridad. Todo lo contrario, soy de la creencia de que una de las cuestiones que pueden frenar el desarrollo del sano concepto de solidaritura es precisamente la errónea identificación que hace mucha gente entre ambos conceptos: limosna y solidaridad.

Sigue leyendo

Construyendo la Solidaritura: cinco fases hacia la Utopía.

El título de la presente entrada puede parecer una contradicción en los términos, pues una Utopía -cualquiera que sea esta- es, por definición, inalcanzable. Pero tal contradicción es, si acaso, sólo aparente.

En la antigüedad, antes de la invención de la brújula, los navegantes se orientaban por la posición de los astros en la bóveda celeste. Así, si deseaban dirigirse hacia el norte, ubicaban la Estrella Polar, en el cielo(1) y hacia ella encaraban la proa de sus navíos. Sigue leyendo

Los campeones de la insolidaridad: I. La Banca

A la hora de empezar a escribir esta serie de entradas, con “Los campeones de la insolidaridad: a manera de introducción.“, no me  cabía la menor duda al respecto de que el primer capítulo, propiamente dicho, de la misma estaría dedicado al Sistema Financiero. De lo que no tenía la menor idea era de por donde empezar a destajar semejante mastodonte.

El Sistema Financiero no deja de ser la respuesta “natural” del homo comercialis ante cualquier cosa que pueda poseerse, necesitarse o desearse: compra-acumula-vende-saca beneficio. El dinero (del cual ya escribiremos en otro momento), que a primera vista pareciera sólo un mecanismo de habilitación del sistema comercial es, además, perfectamente susceptible a ser tratado cómo una mercancía mas… aunque con matices.

Sigue leyendo

¿Solidaritura?

Una de las épocas mas enriquecedoras de mi vida fue mi largo paso por la universidad. Allí tuve la ocasión de conocer y de disfrutar de muchas y variadas personas de gran interés. Uno de ellos, el profesor Nagib Callaos, a pesar de su cierta tendencia a la laxitud académica abrió a mi mente un universo de conocimientos y una metodología del pensamiento que aún hoy me resultan inspiradores.

En una de sus clases de Teoría de Sistemas nos comentaba que echaba a faltar en el castellanomuchas palabras, en particular una que se refiriera al conjunto de sensaciones que embargan mente, cuerpo y espíritu cuando nos enamoramos. Ante dicha aparente deficiencia de nuestra lengua natal nos invitaba a que creáramos una… el propuso “sensallosa“, por sensación maravillosa, para darle nombre a ese cúmulo de inquietantes impresiones que nos afectan al convertirnos en agraciadas víctimas de cupido.

Sigue leyendo